Creación de empresas - Crear empresas en España
Guía de compra Registro Mapa del Web Información Quienes Somos
Sociedad Limitada Sociedad Anónima Sociedades Laborales Sociedades Cooperativas
 
.
CREANDO EMPRESA ¿Empresario individual o Sociedad?
     

 

ABR-2002
>> En primer lugar habría que determinar cual es el punto de partida es decir, se trata de saber si es una única persona la que se plantea esta disyuntiva y, por lo tanto, de crear una sociedad sería con un único socio y, por otro lado, habría que ver a quién se va a dirigir la actividad y con que dedicación, ya que no es lo mismo un fontanero o un electricista que trabajan para particulares, que los mismos siendo subcontratados por empresas constructoras. Así mismo no es igual un economista que hace algunas declaraciones de la renta cada año, que el mismo asesorando fiscal, económica y financieramente a empresas.

    Por tanto en función de a quién vaya a dirigir sus servicios y de la actividad a realizar le hará inclinar la balanza hacia un lado u otro.

>> Pero esto no es lo único a considerar. Si tiene pensado llevar adelante un proyecto de negocio, crecer, optimizar impuestos, distinguir claramente la economía de la empresa de la familiar entonces, lo mejor es constituir una sociedad.

¿Es costoso tener una sociedad?

    Además, actualmente constituir una sociedad limitada no supone un gran desembolso y el mantenimiento puede ser también muy asequible dependiendo de la actividad, movimiento de facturas, bancos, etc. Una sociedad nos permitirá dar una imagen compacta, seria y de estabilidad ya que al contrario que un trabajador autónomo una sociedad no se crea para cerrarla en un año, entre otras cosas porque su disolución es más compleja que el simple trámite de baja en hacienda y seguridad social que ha de hacer un autónomo.

¿Pagaré más impuestos?

    Desde el punto de vista de los impuestos, una sociedad cambia nuestra consideración en el Impuesto de la Renta. Como autónomos somos empresarios y pagamos como empresarios con un tipo medio más alto. Sin embargo como sociedad al tener esta personalidad jurídica propia, distinta de la de sus socios, trabajadores o administradores, seriamos un empleado teniendo nuestros retribuciones consideración de rendimientos del trabajo dependiente, accediendo al mejor trato que los trabajadores por cuenta ajena tienen en nuestra legislación fiscal.

    Así, en IRPF nuestros impuestos son más bajos pero ¿y en el Impuesto de Sociedades?. En Sociedades el tipo impositivo para las empresas de reducida dimensión es del 30% para los primeros 15 millones de beneficios. De cualquier forma existe mayor flexibilidad ya que tenemos más instrumentos para manejar (nuestros salarios, gastos deducibles..). En todo caso la cuenta que tendriamos que realizar sería calcular el tipo impositivo para:

    1) Ingresos y gastos en autónomos en estimación directa tributando por IRPF

    2) Ingresos facturados por una sociedad añadiendo a los gastos el de los salarios por nuestra condición de trabajador. Del beneficio obtenido hayamos el Impuesto de Sociedades y de las retribuciones como trabajador hayamos el Impuesto de la Renta a pagar. Sumamos los gastos adicionales que nos supone la creación de la sociedad (Constitución, asesoría (mayor coste)) y comparamos.

    Para el ejemplo de una facturación anual de 12.000.000 de pesetas obtendríamos una ahorro de tributación de 571.000 pesetas anuales sin contar el aumento de coste de IAE y asesoría que como mucho reduciría en un pequeño porcentaje ese ahorro.

¿Que ocurre con los socios?

    Finalmente hacer referencia a una de las causas más habituales de mortandad de sociedad: las diferencias entre los socios. Como recomendación si va a constituir una sociedad con más socios debería tener en cuenta:

    - Que los intereses y forma de trabajar y de ver los negocios de los socios coincidan lo más posible
    - La composición del accionariado y la forma de administrar la sociedad  con el fin de evitar la inoperatividad por falta de decisiones.

¿Una sociedad tarda mucho en constituirse?

    Se habla mucho de los largos trámites para crear una sociedad. No siempre es así. Depende mucho de la actividad que se vaya a realizar y de los permisos que se necesiten. Si va a crear una empresa de servicios publicitarios en un piso, puede tener su sociedad funcionando en 10 días. Si por el contrario va a crear una fábrica de componentes químicos en una nave industrial, el proceso se alargará debido a que deberá de obtener permisos y licencias adicionales.

    No obstante la inminente puesta en marcha por parte de la administración del nuevo modelo de sociedad con metodos abreviados de creación y ventajas fiscales, hará que el inconveniente del factor tiempo quede muy reducido. Las características de este proyecto fueron ya tratadas en el boletín anterior.

¿Y una comunidad de bienes o sociedad civil?

    Queremos hacer una mención adicional antes de finalizar en torno a la figura de la comunidad de bienes. Esta forma de asociación conlleva prácticamente las mismas obligaciones y tiene las mismas características de que las de un trabajador autónomo. La diferencia radica en que aquí existen más de una persona que comparten los gastos y los ingresos de la actividad y para regular esa relación se establece un contrato de comunidad de bienes. Para las empresas con varios socios es una figura previa a la constitución de una sociedad limitada que goza de mayor flexibilidad en su creación y disolución pero que desde el punto de vista operativo y de imagen goza de los mismas desventajas que los autónomos.

© Improdex Desarrollo Empresarial S.L.





Colaboraciones Partners Publicidad Sala de Prensa
Visualización óptima Aviso Legal Privacidad y cookies
©Improdex Desarrollo Empresarial 2001-2012- Todos los Derechos Reservados.
Inscrita en el R.M. Madrid Tomo 7488. Libro 0. Folio 1. Sec. 8ª . Hoja M-121131 - CIF: B-80794217